La Universidad de Guadalajara, en 2018, ante la necesidad de un proceso de concientización y optimización en la infraestructura universitaria, inauguró la unidad de Universidad incluyente, una unidad especializada cuyo objetivo principal, según su propia presentación, es fomentar la inclusión y la equidad en las actividades y espacios universitarios para garantizar el desarrollo pleno de los miembros de la comunidad estudiantil; particularmente de quienes por razones económicas, de origen étnico, lengua, nacionalidad, preferencias sexuales, alguna discapacidad o cualquier otra causa, han sido vulnerados.

Esta unidad cuenta con el programa de Aplicación de examen de admisión con ajustes razonables, el cual ofrece adaptaciones en la aplicación de los exámenes estandarizados de admisión a los programas de bachillerato, licenciatura y técnico superior universitario. 

El apoyo lo pueden solicitar los aspirantes con discapacidad. Los ajustes razonables que se ofrecen son lectores de apoyo para personas con discapacidad visual, intérpretes de Lengua de Señas Mexicana, apoyo psicopedagógico y flexibilidad y extensión de tiempo de la aplicación de la prueba, entre otros.

Conoce la experiencia de Eduardo, quien hizo trámites para la carrera de psicología:

“Pues yo no sabía muy bien qué onda, pero en el curso en Avanza mi profe de matemáticas me dijo que para mí había condiciones especiales, y sí que las necesitaba porque me había tocado en un tercer piso hacer mi examen, y con mi silla de ruedas iba a ser imposible.  Así que, siguiendo las indicaciones de mi profe, mi mamá llamó a la universidad y ahí le dieron un correo al que tuvo que enviar mi cédula que ya había sacado la primera vez, un documento donde explicaba mi condición de parálisis y uso permanentemente de la silla de ruedas, así como teléfonos para contactarla, a ella o a mí.  Y pues ya, me mandaron mi nueva cita a examen que fue una semana después y en un lugar por el centro, no me acuerdo de la dirección.  Ahí tuve apoyo hasta para cambiar las páginas, que realmente yo no use mucho porque mi problema es en las piernas, pero ahí estaban muchos chicos invidentes, sordos, con algo de parálisis cerebral, de todo, ¡yo estaba con todos y todos tenían su apoyo!  Nos dieron bastante tiempo para hacer el examen y hubo receso para comer.  Como yo me había preparado muy bien en Avanza, pues el examen me pareció muy fácil.  Ahora solo me falta subir mi certificado de preparatoria porque yo la hice en un colegio, y ya… a esperar.  Así fue conmigo.”

Así que, si estás por hacer trámites de primer ingreso, o ya los realizaste y te encuentras en una situación como la mencionada por Eduardo; acude al centro universitario al que aspiraste, llama por teléfono a la universidad de Guadalajara o busca en línea el nombre del programa, para que envíes un correo solicitando el programa de ajustes razonables junto con los siguientes documentos y datos: cédula de aspirante, documento que acredite tu tipo y nivel de discapacidad, así como un teléfono de contacto. 

Posterior a ello, recibirás una nueva cédula para realizar tu examen, que generalmente será en lugar y fecha distintos a los del resto de aspirantes. 

Recuerda que este trámite también tiene fecha límite, así que ¡no se te pase! Y goza de las adaptaciones mínimas viables para que realices tu examen en equidad de condiciones.